Archive for ‘deriva’

30 septiembre, 2012

Post nro. 2 para Curso PI

por gabriela victoria w

POST para clase de Cultura en circulación #2:

El creciente predominio de la técnica a partir del surgimiento de la fotografía y el cine afectó las instancias productivas, y receptivas de las prácticas artísticas de modo incuestionable. En el inicio de los diferentes  análisis críticos sobre los cambios operados, se encuentra sin duda el texto de W. Benjamin  “La obra de Arte en la época de Reproductibiliad Técnica”. En el mismo, Benjamin desarrolla su definición de “aura” como “la manifestación irrepetible de una lejanía” a la cual la frase de Brea refiere conceptualmente, sin mencionarle.   El concepto de  “aura” desarrollado por Benjamin, actualiza el aspecto cultual de la obra de arte, su costado religioso, formulando un puente entre el artista y el receptor en la percepción de la obra, como portador de su “aquí y ahora”, de su tiempo. Esto, en tanto que habla de obras auráticas, como la pintura.

Ahora, que ocurre con la fotografía?Benjamin, al igual que Brea en este caso, contrapone allí en un análisis crítico de las instancias de producción en el arte contemporáneo proponiéndonos pensar ésta a partir de consideraciones sobre los efectos que la reproductibilidad técnica –imágenes fuera de contexto, recortadas, eximidas de funciones, reproducidas ad finitum—, asi como la relación de estos  nuevos modos de producción y circulación con el desarrollo de una nueva percepción asociada a la multiplicidad de estímulos de la vida moderna en las ciudades, la politización del arte y estetización de la política y de la vida cotidiana, el papel de los medios masivos de comunicación y sus maneras omnipresentes dar forma/formar a público/s y alterar nuestra relación con la realidad–son, algunos de los ejes  sobre los que podríamos profundizar a partir de la lectura de Benjamin, y considero que la frase de Brea, refiere  o construye sobre estos pensamientos o ejes problemáticos.

Brea, al hablar del arte como “cosa de este mundo” remite a Heidegger al desarrollo que hace en “El origen de la Obra de Arte”. En ¿Cuando hay arte? Gyldenfeldt,  responde la pregunta por la utilidad de las obras de arte,  y aunque éste desarrollo quedaría por fuera de los objetivos de este ejercicio según creo, en definitiva al mencionarlos quiero decir  que la frase remite a la pregunta por el origen, por el ser de la  obra de arte, y a las consecuencias que la reproductibilidad técnica ha tenido sobre las obras y su circulación. Son las obras de arte del campo de lo útil? Se pregunta Gyldenfeldt.

El deconstruir la frase, nos permite reconocer al actual estado de la situación en cuanto a producción/circulación de obras e imágenes se refiere, como no fortuito(1). Existe un desarrollo histórico en el cual se entretejen variables económicas, sociales, políticas y culturales que alejan de cualquier definición esencialista del arte y sus manifestaciones, y  nos permiten reconocerlo como un conjunto de prácticas condicionadas por estos ejes/miradas sobre modos distintos de análisis de un problema que son las disciplinas hoy cada días mas borroneadas, más difusas.  Alli, las condiciones de existencia de la cosa arrojada al mundo. La obra, la imagen reproducida, recortada de sus sentidos  y condiciones de producción, puesta en circulación como uno más de los contenidos en los múltiples y onmipresentes canales de los medios de comunicación masiva, muchas veces independiente y desprovista de “soportes sensibles” con permiso por la confusión de sentidos que esta frase pueda procurar.

VIDEO WAYS OF SEEING,  John Berger:

Sobre la noción de autor en el arte:  les recomiendo también la serie de videos REMIX

Página de Kirby Ferguson VIMEO

(1) Jimenez, Teoría del arte.

21 octubre, 2010

Palabras prestadas: Pixar

por gabriela victoria w

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

N. de la T.: Las palabras pixação, pixo, pixador/a derivande piche (brea o alquitrán en portugués). Aluden a un tipo de “pintada” que originalmente se realizaba con brocha.

Para unos es producto de un vandalismo que sólo sirve para ensuciar la ciudad. Para otros es una manifestación legítima de arte, que incorpora interesantes aspectos tipográficos en una curiosa manifestación de caligrafía urbana. El hecho es que los pixos (cuyo equivalente en castellano rioplatense sería, quizás, la “pintada”) están por todas partes en San Pablo y es prácticamente imposible ignorarlos.

El pixo, como prefieren llamarlo cultores y entendidos, aparece en muros, fachadas, monumentos, túneles y hasta en las paredes de los edificios más altos de la ciudad. En todos los barrios nos topamos con esos grafismos, muchas veces incomprensibles para quienes no están habituados a “leer” las letras trazadas con tinta casi siempre negra.

Los pixadores paulistas provienen, en su mayoría, de las clases bajas, que enfrentan graves problemas sociales como la enseñanza precaria, la falta de empleo y la violencia. El pixo es una forma agresiva de mostrarle a la gran urbe que sus hijos rechazados están ahí, aunque incomoden y sean odiados como se ve en el documental Pixo, dirigido por João Wainer y Roberto T. Oliveira y exhibido en muestras y festivales del Brasil y el extranjero (de próxima aparición en formato DVD).

En San Pablo el pixo siempre se consideró marginal. Mientras el grafiti brasileño gana estatus de arte y termina su periplo en las galerías, las “pintadas” son de la calle y para la calle. “Al pixador no le interesa escribir sobre una tela y decir que es arte. Eso es algo mucho más elaborado, los artistas que andan exponiendo por ahí trabajaron para refinar sus obras”, afirma el diseñador y artista visual Tony de Marco, que firma con el tag Pixotosco.

Pero los pixadores no parecen preocuparse demasiado por la fama o el estatus de arte. Las acciones de los diversos grupos dispersos por la ciudad transforman a San Pablo en una caótica aunque interesante galería tipográfica a cielo abierto.

La pixação es un juego de poder. Pretende lograr que el mayor número de personas vea que el pixador y su grupo pasaron por allí. Por eso –fieles a la lección aprendida de la publicidad en la vía pública– los pixadores comenzaron a buscar los puntos más altos para dejar su marca. Entre los pixadores, invadir un edificio o escalarlo por el lado de afuera arriesgando la vida vale más que pixar un muro o un monumento. Hay por lo menos un mandamiento fundamental en la cultura de los pixadores: “atropellar” –es decir, escribir encima de una pixação preexistente– es una grave falta de respeto que puede provocar discusiones y peleas entre grupos.

Las pixações en muros y puertas de establecimientos comerciales terminan generando lo que se conoce como “agenda”: la aglomeración de varios pixos en espacios en blanco, que forman una especie de “colcha de retazos” con tags de diversas escrituras diferentes.

No existe una regla para la creación de las letras. Cada pixador inventa su estilo, según la estética de la grife (marca) de la que forma parte. Como el pixo generalmente se hace en situaciones límite, donde la acción necesariamente debe ser rápida, las letras casi siempre se componen de trazos únicos y finos, sin curvas elaboradas. “Hoy en día hay pixadores que hacen letras casi indescifrables. Es parte del juego, hacer que las personas intenten descifrar, entender lo que está escrito”, afirma Tony de Marco.Traducción: Teresa Arijón

Publicada en TODAVÍA Nº 23. Junio de 2010

LINK al articulo en TODAVIA

Etiquetas:
11 septiembre, 2010

En estado de Emigrar, de Mariana Chiesa

por gabriela victoria w

Música: Mr. América.

Etiquetas: ,